Ligar en verano (y todo el año) con el copywriting

El otro día, montada en el tren con una amiga, cotilleábamos mirábamos distraídamente como la persona de delante pasaba foto tras foto en una de esas aplicaciones de ligue.

No me voy a poner a hacer publicidad porque Todos aquí conocemos de cuar hablo.

El caso es que sólo nos daba tiempo a ver ligeramente las fotos y algo debía ver para pasar tan alegremente a pibones. O a lo mejor ese era el problema, que no veía lo que buscaba.

Entonces me quedé pensando en que el comportamiento del personaje del tren (que de ahora en adelante lo llamaremos El inconformista) se parecía mucho a lo que hacemos todos en Internet cuando entramos a una web en busca de información o de un producto.

Buscamos esos mensajes que enamoran y, si no los encontramos, nos largamos a ver lo que hay en el siguiente resultado.

Si lo de ligar en verano se te está resistiendo y ves como se te echa encima septiembre, seguro que te sirven estos consejos para ligar y que algún inconformista quede atrapado por tu perfil.

 

Las claves para ligar

Consejo para ligar 1

La foto.

Es lo primero en que lo que la gente se fija, y no sólo porque se te vea si eres macizorro o pivonazo. Con la foto se ve más allá de eso.

Se intuye si el texto va a estar con faltas de ortografía o no.

Si eres más de Netflix o de ciertos programas de televisión.

El tipo de música que escuchas en el coche.

Y hasta el estado de tu coche.

Todo eso con una foto. El inconformista se basa en su experiencia previa, saca su dedo, lo posa sobre la pantalla táctil y desliza. Siguiente.

Esto es como cuando tienes una web con una apariencia muy chunga. Digamos que esa apariencia es la foto para ligar. Se intuye a leguas como eres.

 

Consejo para ligar 2

El inconformista pasaba fotos como si se le fuera a acabar la batería del móvil en 10 minutos, todas le parecían iguales. Igual de simples, claro.

Soy una chica rubia,…

Soy morena…

Me gusta…

¿Qué es lo que ves en estos tres mensajes?

Respuesta: Yo, yo y más yo. Usar el yoísmo como método para ligar es perfecto para ahuyentar a alguien.

A la gente no les interesa escuchar a los demás, sobre todo si ese los demás se trata de gente que ni les va ni les viene.

Prefieren leer una historia en la que se vean reflejados, con la que se sientan identificados.

Si vas a escribir tu perfil en una aplicación para ligar, piensa en quién quieres que se interese. Tampoco tienes que dedicarle horas, pero con algunos minutos puedes escribir algo que no empiece por yo, mi, me, conmigo.

Esfuérzate un poco, piensa que tu rana príncipe está al otro lado.

Esta parte es igual que todas esas empresas que lo primero que ponen en su web es << somos líderes mundiales en el sector>>, mientras el lector bosteza.

En fin, que hay que pensar que al otro lado está el príncipe ideal y no aburrirlo con clichés.

 

Consejo para ligar 3

Escribe de forma amena.

Si alguien pasa por tu perfil y en esos 2 minutos se aburre, imagínate lo que tiene que ser aguantar una cita de horas contigo.

Se trata de que escribas mensajes que enamoren a tus visitas, o por lo menos que le den a like, ya tu verás las intenciones que tienes.

Si copias mensajes de otros perfiles o pones chistes que estén demasiado vistos, El inconformista saca a relucir su dedo deslizante otra vez.

Esto es como esos negocios online que dicen los mismo que los otros 100, todos con las mismas frases y el mismo tono. Una originalidad desbordante.

 

Al final nos quedamos con las ganas de ver a quién le daba like El inconformista.

Llegó nuestra parada y nos tuvimos que bajar porque habíamos quedado, porque cotillear la vida amorosa de El inconformista nos parecía de los más interesante.

Así hace su magia el copywriting.

El inconformista busca y busca, hasta que algo le llama la atención, ese perfil que es divertido, diferente, que cuenta algo interesante para él. Entonces nuestro inconformista se para y el copywriting hace que surja el amor entre él y el perfil que está viendo.

O lo que es lo mismo, entre lector y empresa, entre futuro cliente y negocio.

¿Tú de qué equipo eres?

¿De los que miran distraídamente en el tren la vida ajena o de los que se entretienen deslizando el dedo en la pantalla del móvil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *