Da con la inspiración para escribir
Da con la inspiración para escribir

Empezar a escribir un texto significa que tienes un tema interesante qué contar. ¿Y cómo llegas hasta esa idea? ¿De dónde sale la inspiración?

Pues a base de esfuerzo, pero es algo que a la gente no le suele gustar escuchar.


Eso de encontrar la inspiración para escribir va más allá de sentarse en una cafetería con un portátil (si es un MAC casi que mejor) y pedir un café solo mientras cotilleas como un pervertido miras las conversaciones ajenas.


Es una opción si el café te sienta bien, si tienes un MAC y si el encargado no te termina echando.

Mientras decides en cafetería vas a acampar toda la tarde te dejo algunos consejos para escribir desde casa, encontrar la inspiración y terminar de forma airosa ese texto que tienes que entregar.



Ve a foros y redes sociales


Los foros están llenos de historias y opiniones. Puedes elegir noticias de actualidad, consultas de los usuarios o anécdotas que cuenten para elegir un tema interesante y escribir. Además, lo que leas seguro que te recuerda a cosas que hayas vivido ya y estuvieran olvidadas en tu cabeza, es una forma de refrescar recuerdos y seguir con esa inspiración para continuar escribiendo.


Twitter también te dará mucho material (y mucha morralla) donde buscar, desde las tendencias hasta gente interesante que sigas. Céntrate en un tema y empieza a tirar de ahí para tomar inspiración  y escribir.

Truco: cambia el país , explora las tendencias de otros países conseguirás temas más interesantes. En Twitter puedes cambiar la configuración y elegir la ubicación para ver las tendencias de un país en concreto. Si las de un país no te gustan para tomar ideas antes de escribir, pasa a otro.


Pasos para cambiar de país las tendencias de Twitter



Lee un libro


Que sí, que lo que necesitas es escribir, no leer. Pero te vendrá bien ver qué han escrito otros, cómo lo han escrito y cómo han desarrollado un tema o una historia. Además, leer te ayudará a aprender otras formas de expresarte, ampliar vocabulario y ver cómo te gustaría desarrollar tu texto.

En un libro tienes escenarios, personajes, diálogos, descripciones y sucesos. Seguro que encuentras ideas que te inspiren para escribir un texto.

No se trata de copiar, se trata de que una de las ideas que leas te despierte otras y a partir de ahí crees una historia.



Escucha tus canciones favoritas 


La duración de una canción es de unos tres minutos, así que no vas a perder casi nada de tiempo. De hecho vas a ganar tiempo.

Ponerte una canción de una época en concreto te trae recuerdos e historias. Prueba con esta lista de canciones de los 2000, tienes temas para todos los gustos.

Existe relación entre las experiencias musicales y la memoria, aprovecha las canciones para que tu cabeza se llene de las ideas pasadas y futuras con las que sacar temas para escribir tu texto.



Encuentra tu momento


Para escribir y sacar las ideas de tu cabeza al papel te conviene que tengas la cabeza lo más despejada posible. Si estás cansado, has tenido un mal día o no te encuentras de humor, déjalo para otro momento donde seas capaz de centrarte y escribir.

Las mañanas suelen ser un buen momento para encontrar concentración (o al menos es mi favorito). Te acabas de despertar y aún no tienes la cabeza llena con esa lista de tareas por hacer que se te acumulan durante el día.

O tal vez te venga mejor la tranquilidad de la noche, cuando tienes silencio en casa y paz mental para ti.

Prueba hasta dar con el horario en el que pienses con claridad y tu mente produzca ideas. Puede que este cambie según la estación del año o las circunstancias, si te ocurre, pregúntate de nuevo cuando tienes la mente despejada y la energía suficiente para darle actividad a tu cerebro.



Engánchate a la rutina


El lunes a las 09:00 escribes, el martes lo ibas a hacer pero se te pasa, el miércoles descansas, el jueves te pones a las 11:00 porque tienes tareas acumuladas de la semana y el viernes... pues lo más normal es que el viernes estés harto, cansado y no te apetezca.

Y lo más probable es que la semana que viene con suerte escribas un día.

Esto es como hacer deporte, al principio da pereza y luego engancha. Llega la hora de escribir y tu mente asocia el momento con ponerse a producir. Si habitúas tu mente a producir ideas cada día durante 30 minutos en un horario fijo, con el tiempo y el hábito las ideas saldrán solas. 

Al principio te costará esfuerzo y te descentrarás. Es normal, tu insiste día tras día, hasta que llegará un momento en el que te des cuenta de que te has enganchado a la rutina.



¿No tienes tiempo para inspirarte? Garabatea y escribe


Si te falta tiempo para aplicar los anteriores pasos, no te vienen ideas a la mente y el texto lo tienes que entregar mañana, escribe.

No pasa nada porque tu texto carezca de sentido. Al principio es lógico que así sea. Ve garabateando frases, unas te gustarán más y otras menos. Escribe y cuando hayas redactado un párrafo, verás como tu mente se va aclarando y aparecen nuevas ideas con las que seguir.

Evita la tentación de borrar cada frase que escribes, ve escribiendo y con cada frase las ideas se ordenarán mejor en tu cabeza.




Ya sabes, preguntas, sugerencia o improperios en comentarios.

¡Que los garabatos llenen tu libreta!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *