Cómo empatizar y ganarte a tu audiencia

¿Te parece que hay demasiada publicidad en la televisión? Ni te lo imaginas.

Necesitarías 1.713 días completos frente al televisor para ver todos los anuncios que se emitieron durante el año 2019. 

Según un estudio de la CNMCData, la televisión abierta y de pago tuvieron un total de 2.466.175 minutos de publicidad solo en ese año. Entre tanta publicidad, destacar y crear un anuncio que conecte con la persona que hay detrás de la pantalla es todo un reto.

Sin embargo, a pesar del bombardeo constante de publicidad, seguro que en tu memoria tienes guardados algunos de estos anuncios, por muchos años que pasen. Probablemente no sepas ni qué producto vendían, pero esos anuncios se han quedado en tu cabeza y los recuerdas hasta con cariño.

¿Cómo puede ser que a pesar de esa cantidad salvaje de anuncios seas capaz de retener algunos en tu memoria?

Porque han usado el poder de la empatía y tú has picado.

Empatizar con el cliente

Si quieres empatizar con tu audiencia y lograr escribir uno de esos anuncios que se recuerdan con los años debes empezar por conocer a la persona a la que te diriges, tu cliente ideal, tu buyer persona, tu avatar,…Lo puedes llamar como quieras, pero lo vas a tener que conocer cómo si vivieras con él desde hace años.

Tu buyer persona tendrá su propio mapa de empatía, que de esto ya hablaremos otro día, pero vaya, básicamente la información relevante sobre él. Ahí debes completar estas 6 cosas sobre él:

Lo que… escucha, piensa, ve y dice.

Lo que… no le gusta en su vida y lo que necesita en su vida.

Todos estos datos son lo que más tarde te permiten crear ese vínculo entre tus mensajes y tu audiencia usando la empatía en la comunicación. Debes demostrar que comprendes a tu público, entiendes sus problemas y además tienes la solución a ellos. 

Cuando un anuncio es capaz de producirte la emoción que la marca quiere no es casualidad, están demostrando que de verdad te conocen. Han dedicado mucho esfuerzo a analizarte y luego han recogido los frutos en forma de anuncios que se quedan grabados en la memoria.

La parte de investigación del cliente puede resultarte larga y tediosa, pero cuanto más trabajes esta fase más fácil te resultará escribir el texto que conecte con el perfil de clientes al que te diriges. 

No escatimes en investigación, luego lo agradecerás.

Crear anuncios que emocionan

El trabajo que ya has hecho de análisis de tu buyer persona te permite ahora conocer lo suficiente a tu audiencia como para ser capaz de crear un vínculo con ella.

Usa todos los datos que has conseguido para meterte en su cabeza y utiliza la empatía cuando escribas los guiones de tus anuncios. 

Como inspiración te voy a mostrar 3 ejemplos para que veas el poder de la empatía en la publicidad.

Treinta y tantos, Coca Cola. Año 2007.

Este anuncio tiene ya unos años, pero sin no eres demasiado joven habrá muchas cosas que te suenen, y la primera es algo que antes o después nos escuece a (casi) todos.

Cuando tu audiencia asiente y sonríe con cada cliché que aparece estás demostrando que los conoces, sabes quienes son, qué cosas hacían y lo que les produce nostalgia. Tú les muestras historias de su vida y te ganas su confianza a base de empatía.

De hecho el anuncio tuvo tanto éxito que un año más tarde Coca Cola lanzó una segunda parte.

Juega con ellos, Famosa. Año 2017.

La Navidad es el momento de fiestas, reuniones familiares más o menos agradables y acoso por parte de las empresas de juguetes. Todos los anuncios iguales, uno tras otro, con miles de colores, ruidos y efectos especiales. 

Entre tanta monotonía y estridencia, el anuncio de Famosa es distinto a todos ellos.

Directo a la fibra sensible, con imágenes de situaciones cotidianas y un mensaje claro a los adultos. Al fin y al cabo son los padres los que compran los juguetes.

Además, si te fijas, Famosa no te está vendiendo un juguete en concreto, te los está vendiendo todos. Cualquiera de su marca es bueno para compartir los momentos que luego echarás de menos.

Una estrella michelín, Mercedes-Benz. Año 2015

Una marca de coches de alta gama, que se asocia con usuarios bastante entrados en años, ve como su competencia es la que se está llevando el pastel de los compradores más jóvenes.

Necesitaba actualizarse si quería llegar a un público más joven. Escogen algo nuevo como un chef con cresta, piercings y tatuajes y algo tan viejo como los robos de las estrellas que lucen sus coches.

Un coche que te hace pertenecer al club de las estrellas, de los ambiciosos y con ganas de progresar en la vida. En cuanto tienes tu Mercedes no vas a querer otro coche, no vas a querer cambiar la estrella por otro símbolo vulgar de la competencia.

Y tú, ¿qué anuncios eres capaz de recordar?

Seguro que entre esos 2.466.175 minutos de publicidad a la que estamos sometidos recuerdas más de un anuncio.

No tienen que ser anuncios con imágenes espectaculares, lo que ha hecho que se queden contigo es la empatía del mensaje que aquellas personas escribieron un día en un guión.

Un buen mensaje, con mucho trabajo de investigación detrás, atrae y convierte a meros espectadores en seguidores de tu marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *